pixel perruno editado

Pixel, el ángel perruno que sigue transformando la vida de su “humano” desde el más allá

Comunidad , 0 Comments
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Diego Sánchez Puerta es un profesor de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y el orgulloso padre de Pixel, un pastor alemán que lo acompañó durante 13 maravillosos años.

Pixel no fue su única mascota, porque Diego siempre tuvo perros; un chow chow, un labrador, un cocker y un terranova, pero fue este simpático peludo con quien tuvo una conexión muy fuerte que ni siquiera la muerte ha podido separar.

En Noviembre del 2015, Diego tuvo que despedirse de quien él llamaba su eterna compañía, pues una terrible enfermedad se llevó el cuerpo de Pixel.

Pero su espíritu quedó intacto en el corazón de Diego, quien al poco tiempo de su muerte, quiso hacerle un homenaje a su gran amigo, convirtiéndolo en una ilustración.

Hoy en día, Pixel ilustrado viaja alrededor del mundo, moviliza a las personas y recauda fondos para humanos y animales afectados por la tragedia de Mocoa, consuela a quienes viven el duelo de perder a una mascota y le enseña a Diego a perder el miedo.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Diego, que durante toda su historia nos transmitió el amor que le tiene a ese ángel perruno que sigue transformando su vida desde el más allá.

pixel pastor aleman

El Inspector Pixel

¿Por qué le puso ese nombre?

Yo soy diseñador y a mi siempre me ha encantado lo digital. Me acuerdo mucho de esos libros de computación que me regaló mi papá; ahí encontré una definición que decía que un píxel era la base de todo diseño en pantalla y siempre me gustó ese nombre.

¿ Cómo llegó a su vida?

Yo tenia un terranova que se llamaba Yeyin. Él estuvo conmigo unos 10 años y murió; en ese entonces yo estaba dictando un diplomado. Cuando murió, a mi me dio super fuerte y suspendí la entrega de proyecto de grado del diplomado. Mis estudiantes se enteraron, muchos entendieron y otros no, pero yo les dije -es que se murió mi mejor amigo-

Una estudiante me contó que la familia tenía un criadero de pastores alemanes en Santa Marta y me ofreció uno advirtiéndome que el único problema es que había salido de cruce entre familia y tenía en una patica una uñita de más. Yo sin pensarlo le dije que sí y así llegó Pixel de tres meses y en menos de nada se ganó mi cariño.

¿Cómo era la personalidad de Pixel?

Dicen que los perros se parecen a sus dueños y yo creo que un poco. Sí, era exactico a mi: se veía imponente, bastante atlético, no le gustaba que lo tocaran extraños, tenía una personalidad bastante fuerte pero conmigo era una bola, solo ternura.

Era muy curioso, lo miraba y olía todo, mi papá le decía el inspector Pixel.

La muerte de Pixel

pixel acostado

¿Qué le pasó a Pixel?

Todo comenzó porque yo estaba de viaje y mi mamá lo vio cojear, yo le dije que lo llevara a la veterinaria y le dijeron que era displasia de cadera pero yo a él todos los años le hacía chequeo así que me devolví para hacer el seguimiento. Lo lleve a otro médico y decidimos hacerle una resonancia de la columna para ver qué pasaba: ahí se le encontró un quiste en una vértebra.

Empecé a pensar cosas y dije bueno, no quiero llenarlo de pepas y encontré a un doctor que es homeópata y le empecé a hacer tratamientos con acupuntura. Finalmente Pixel mejoró y dejó de cojear, pero a lo largo del tiempo empezó a perder peso, a dejar de comer. Yo busque otros métodos de alimentación, mientras él estaba bien de ánimo pero seguía bajando de peso.

Más o menos hacia octubre, yo lo empecé a sentir sofocado y de una fui al medico, le hicieron una radiografia y los pulmones estaban blancos y el doctor me dijo que parecían los pulmones de una persona que hubiera fumado toda su vida. Entonces conectamos y supimos que tenía un cáncer en los pulmones y el quiste le hizo metástasis.

A finales de noviembre lo vi muy mal: tenía que cargarlo, bajarlo y subirlo por las escaleras porque él no podía salir a caminar y estaba muy débil. Pero siempre me miraba como diciendo acá estoy.

Un día yo le dije llorando: Pixel, llevamos 13 años juntos, no tienes que seguir luchando, yo sé que te da miedo que yo me quede solo pero tranquilo que tu vas a ser inolvidable para mi. Al otro día nos acostamos a ver una película, yo me quedé dormido y él también, pero él no abrió los ojos.

¿Cómo afrontó su muerte?

Fue un vacío muy grande, sobre todo porque yo acomodé mi vida a él: los sábados de acupuntura, el paseo antes de irme a la universidad, el paseo al llegar, a veces lo llevaba a clases y cuando no, le decía a mi mamá que lo pusiera en el teléfono.

Yo no lo veía como un perro sino como un hijo, lo dejaba dormir conmigo e incluso me acostumbré a una posición para acomodarnos.

Era consciente de que era lo mejor para Pixel, pero igual es duro ver cuando se lo llevan, que tienes que ir a recoger las cenizas, eso es una cosa muy dura.

Nace Pixel Ilustrado

PixelAdventures

¿De dónde salió la idea de Pixel ilustrado?

El tema de hacer el primer dibujo no fue tan demorado, fue como a las dos o tres semanas de la muerte de Pixel, cuando sucedieron los ataques en Francia. Eran como las 7 de la noche y yo dije qué pasó acá, yo tengo amigos allá. Entonces empecé a tratar de comunicarme con ellos, de mirar como estaban y no sé pero lo empecé a dibujar agachadito, con las orejas caídas y le puse la aureola; simplemente escribí Pray for France y ahí arrancó.

Como yo lo visualizo ahora, fue una forma de contar las cosas que Diego no dice, pero no desde la perspectiva de Diego sino de Pixel: él no ve colores, para Pixel todos son iguales, el no entiende por qué hay bombas, el dice las cosas de otra forma y con otro tono.

Y empecé a hacer ese tipo de cosas diariamente, influenciado por cosas que a mí me llegan, pero siempre bajo el concepto de ternura y amistad.

 

pixel en francia

¿Por qué resultó viajando por el mundo?

A comienzos del año pasado, una amiga, Adriana García, me dijo que se iba a ir por 3 meses a Europa y pues iba a ir a Roma que era una parte muy importante para ella. Entonces me dijo Diego hazme un Píxel y yo le dije de qué me estás hablando, un píxel para qué. Finalmente se lo hice y ella se lo llevó allá y le tomó la foto y me la mandó.  Yo puse en Instagram como – Hola saludos desde Roma, ¿Quién me quiere llevar de viaje?-  Ni siquiera lo pensé y de repente muchas personas me empezaron a escribir para encargarme más. De ahí sale el Pixel que viaja.

¿Qué es el proyecto de Pixel ProMocoa?

Con el Pixel de Francia uno de mis amigos me escribió que a mí no me importaban los muertos de Colombia y yo le pregunté el qué habia hecho por los muertos de acá. Con el proyecto de Mocoa sentí que con Pixel tenía la oportunidad de hacer algo. Por eso decidí hacer la postal, pero no sabía cómo iba a funcionar, a dónde la iba a imprimir, cuántas copias iba a sacar, ni cuánto me iba a costar. Simplemente la hice, cogí la bandera de Colombia que había en mi casa, la puse de fondo, tomé la foto y la subí. Fue una oportunidad de hacer algo, de no quedarme con las manos cruzadas viendo el televisor y decir oiga que embarrada sino decir bueno, ya pasó, pero podemos darle una mano a esas personas

Eso fue Pixel ProMocoa, una cruzada para ayudar a las personas y a los animales de allá. Las personas compraban la postal y el 50% de la venta era consignada en una cuenta para ayuda humanitaria. El otro 50% se utilizaba para comprar alimento destinado a perros, gatos y otras mascotas de Mocoa.

Pixel ProMocoa

Pixel en la vida de Diego

¿Qué ha aprendido de Pixel?

Él me enseñó a desdigitalizarme, me sacaba del computador, del celular, de todo porque necesitaba demasiada atención. Algo que siempre me impactó fue ese amor sin importar el estado de ánimo y me hacía la vida muy feliz. Fue una compañía eterna, siempre estuvo ahí y me enseñó el amor sin mirar color.

Con la versión ilustrada, me hizo perder muchos miedos, por ejemplo el miedo dibujar porque yo no me considero un ilustrador. También me ayudó a abrirme hacia las personas , porque soy muy reservado y darme cuenta que uno puede movilizar a las personas, como con Mocoa.

Pixel le sigue transformando la vida…¿Qué le espera a Pixel y a usted?

Pixel me ha cambiado la vida completamente. Yo le decía a alguien que Píxel es mi proyecto de vida y si hay algo que yo pudiera hacer hasta el último día sería dibujar píxeles.

Tengo algunas ideas en la cabeza, pero como le digo a todo el mundo, lo de Pixel es orgánico, no es un personaje para comercializar o hacer plata. Y si hiciera plata sería para ayudar, como lo de Mocoa.

También me gustaría hacer una fundación y organizarme para darle comida a los perritos de la calle de acá de Bogotá y afuera también.

Seguramente algo que quiero hacer y que mucha gente me ha pedido es un libro con postales de él.  Y quisiera hacer una tira cómica contando su historia.

Lo que yo digo poéticamente que quiero hacer es cambiar el mundo con Pixel.

pixel y diego sanchez

Sigue las aventuras de Pixel en 

Facebook: Pixel Adventures

Twitter: @pixelAdv3ntures

Instagram: diegosanchezp

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *