como saludar a un perro desconocido

Aprende a saludar a un perro desconocido

Comunidad , 0 Comments
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Alguna vez te ha pasado que andas caminando tranquilamente cuando, de repente, una persona desconocida se abalanza a saludarte de beso, te acaricia y te dice lo linda o lindo que estás?

Seguramente no te ha pasado, y si ha sucedido, habrá sido una experiencia bastante molesta. Pues bien, lo mismo ocurre cuando saludamos a un perro desconocido.

Mucha gente se arroja sobre la mascota, y como si ya la conociera; la mima, la acaricia, o incluso la besa y entonces, ocurre lo más natural del mundo: el perro gruñe o hace señales de que va a morder.

A nadie le gusta que le invadan su espacio personal y mucho menos cuando es un extraño. Sucede en los seres humanos y sucede en las mascotas. Por eso, queremos contarte la manera correcta para presentarse y saludar a un perro desconocido y posiblemente, volverse su amigo.

perro saludando
Imagen vía nuestromundoconlosanimales.blogspot.com.co

Cómo saludar a un perro desconocido

 

  • Acércate de manera lenta:  Realiza el acercamiento sin ninguna prisa y mantén una actitud relajada. Te recomendamos acercarte al tenedor, mas no directamente al perro. Así, la mascota tendrá tiempo de asimilar lo que sucede.

 

  • Asegúrate de tener un lenguaje corporal correcto:  Evita los acercamientos frontales o desde atrás del perro. Es mejor que te presentes con una postura menos amenazante, aproximándote lateralmente, con un lenguaje corporal que te muestre tranquilo.

 

  • Deja que se acerque a su propio ritmo: Una buena idea para saludar a un perro desconocido es dejar que el mismo se acerque. Muchos extienden sus manos para dejarse oler, pero esto es una invasión de su espacio personal. Por eso, es mejor esperar que el perro tome la decisión de acortar distancia y oler cuando él lo considere prudente.

 

  • Observa las reacciones de la mascota: Si ves al perro asustado o nervioso, espera a que se calme. Busca contacto cuando sientas que no tiene miedo y puedas acercarte a saludarlo.

 

  • No olvides preguntarle a su tenedor si puedes acariciarlo o saludarlo

¡No lo hagas!

 

  • No le grites en la cara. ¡Ya lo sabemos, son adorables!, pero si expresamos a los cuatro vientos, el perro podría asustarse.

 

  • No te agaches sobre él, ni le pongas tu mano frente a su hocico para que te huela.

 

  • No te presentes quitándole su pelota o el juguete con el que se esté divirtiendo.

 

  • No lo abraces, pues a la mayoría de los perros les disgusta.

 

  • No lo mires fijamente y evita poner tu cara a la altura de la suya.

 

  • No lo saludes cuando esté comiendo, hay ciertos momentos que deben respetarse.

 

  • No agarres su cabeza ni lo llenes de besos.

 

  • No interactúes con perros desconocidos, especialmente si están atados.

La importancia del lazo amarillo

lazo amarillo perros
Imagen vía meshbesher.com

 

The Yellow Dog Project es un proyecto nacido en Suecia en el 2012, pensando para evitar problemas y ayudar a los tenedores de mascotas y las personas en general a entablar una mejor relación de convivencia.

Un lazo amarillo amarrado en la correa del perro es una señal visible que transmite un mensaje importante: la mascota necesita espacio y no le gusta que se le acerquen otras mascotas o seres humanos.

Los perros que pueden necesitar el lazo amarillo son:

  • Cachorros aún no entrenados.
  • Perros nerviosos que se asustan fácilmente.
  • Peludos ancianos que se cansan rápido.
  • Mascotas que se recuperan de una cirugía o de una lesión.
  • OCICOS a los que no le gustan los niños.
  • Hembras en celo.
  • Perros recién adoptado y aún no conocen su carácter o cómo controlarlo.

Este proyecto demuestra la importancia de reconocer el carácter y personalidad de los perros. Aunque la mayoría son animales increíblemente bondadosos y tiernos, tienen momentos en los que no se sienten bien.

Al igual que los seres humanos, hay personas carismáticas que hacen amigos por doquier. Por el contrario, hay otras un poco más desconfiadas e introvertidas que necesitan de más tiempo para hacer amistades.

Pero todos, humanos y mascotas, debemos ser aceptados y respetados. Y con el lazo amarillo se evidencia a quien se puede saludar con tranquilidad y a quién es mejor darle su espacio.

Así, aseguramos un ambiente de convivencia para todos. Genial, ¿no crees?

 

Imagen destacada vía vvox.it

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *