Ocico1

Ocico: De las calles de Bogotá a un hogar en España

Comunidad , 0 Comments
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El intercambio

Era un día normal para María Mónica Cruz, directora de Ocico Pet Care. Ella caminaba tranquilamente por la calle 85 con carrera 19 A  cuando de repente vio a un habitante de la calle acostado y junto a él, un hermoso cachorrito negro. Maria Mónica se compadeció y se acercó al hombre para preguntarle por él y su mascota.

El señor le respondió que se lo habían regalado para que le hiciera compañía pero el perro era muy pequeño y con su situación no podía darle muchos cuidados. Conmovida, María Mónica le propuso al hombre un intercambio; si él le daba el perro, ella le daría algo de comer. El accedió diciendo que sabía que el perrito estaría mucho mejor en otro hogar.

Ocico llega a la tienda

El perro tenía aproximadamente 5 meses y su estado de salud era normal. El único inconveniente que encontraron es que la punta de su cola estaba partida; sin embargo esta no le generaba ningún dolor ni impedimento físico.

Mientras el cachorro merodeaba y jugaba en el centro de operaciones de Ocico Pet Care, Maria Mónica debía pensar qué hacer con el peludito pues ya tenía otros dos perros en casa. Decidió llamar a Alejandra Rodríguez, una de las fundadoras de Adelita Adopciones, para iniciar el proceso de búsqueda de un hogar de paso o un adoptante interesado. Y decidieron nombrarlo Ocico.

Mientras tanto, Ocico fue apadrinado por María Mónica y su esposo Julián. Así mismo, gracias a la solidaridad y el buen corazón de Juanita Gómez, Ocico fue esterilizado.

Ocico en la tienda

Ocico encuentra un hogar

Alejandra continuaba con la búsqueda de un buen hogar para el perrito. En la página de Adelita Adopciones y las redes sociales de Alejandra se difundió la imagen de Ocico. Días más tarde encontraría un hogar de paso en la casa de Paloma Miranda, una mujer española que se encontraba radicada en Colombia.

Como pasa la mayoría de las veces con los hogares de paso, Ocico y Paloma se volvieron muy amigos. Juntos compartieron aventuras y momentos de felicidad durante 3 meses, tiempo en el cual el perro creció rodeado de mucho amor.
OcicoCollage

Pero como en muchas historias, llega un momento en el que sus protagonistas deben separarse. Esta vez, Paloma debía regresar a su país.

¿Hasta nunca Ocico?

Paloma quería quedarse con Ocico pero llevaba prisa y todos los documentos requeridos para el viaje del perro retrasaban el encuentro con su país natal. Fue entonces cuando ella toma la decisión de dejar a su amigo bajo el cuidado de Alejandra mientras realiza todos los procedimientos para llevárselo a Europa y nunca más volver a separarse de él.

Pasaron 3 meses en los cuales Alejandra realizó todos los trámites para el viaje de Ocico; carné de vacunas, serología, examen médico, autorización del Instituto Colombiano Agropecuario, compra del collar placa de identificación y microchip.

Paloma estaba ansiosa por recibir a su amigo y Ocico quería llenarla de lengüetazos pero a pesar de que el perro tenía todas sus vacunas al día, no pasó los primeros exámenes. Alejandra debía ponerle la vacuna de la rabia por segunda vez y repetir todo el proceso. Paloma y Ocico debían esperar 3 meses más para volverse a ver.

Durante los 6 meses que Ocico y Paloma estuvieron separados, el perro estuvo en la guardería Perros Bacanes, donde había quedado bajo la responsabilidad de Alejandra.

Finalmente, gracias a todos los esfuerzos de Alejandra, Ocico logra viajar a España destinado a encontrarse con su mejor amiga Paloma, la que le tenía paciencia pese a sus travesuras, la que lo adoraba y esperaba ansiosa en otro continente.

 

Ocico en aereupuerto

¡Vamos a la playa tio!

Hoy en día Ocico tiene aproximadamente 1 año y 4 meses y vive en Madrid junto a Paloma y su hermanito Jack. El frío de la calle es solo un recuerdo lejano porque ahora vive en el calor de un hogar que lo supo esperar.

Paloma, Ocico y Jack disfrutan de las risas, cariños y una amistad verdadera que supera el tiempo y la distancia.

Ocico, Paloma y Jack

¿Y tú, has servido como hogar de paso? ¡Cuéntanos tu historia!

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *